Harry Potter y las minorías: los negros y los no descritos

Continuando con mi análisis de la manera cómo J.K. Rowling describe a sus personajes en la saga Harry Potter, en esta entrada hablaremos de dos grupos bastante afectados en cuando este aspecto: los negros y los no descritos. ¿No descritos? ¿A qué te refieres, Piper? Sigue leyendo y lo entenderás, curioso lector.

Empezaremos mencionando (lo siento, debo hacerlo. Ya en el pasado he sido afectado por demostrar mi postura ante Harry Potter) que no tengo nada contra la escritora y su saga. Al contrario, en este blog he usado sus libros como aprendizaje: Harry Potter y Chéjov, una pareja explosiva y El arma de Chéjov: cómo utilizarla al escribir tus novelas.

No incito a nadie a dejar de leer los libros ni busco iniciar una cacería de brujas (qué irónico) contra la escritora. Es solo un estudio personal de cómo una serie de gran impacto e influencia en la sociedad, deja de lado un aspecto tan importante como la descripción de los grupos minoritarios. ¿Te perdiste la primera parte? No te preocupes, a continuación te dejo el enlace.


Muy bien, dejando atrás la introducción, espero que este artículo te ayude a mejorar como escritor. Empecemos.

Los negros

http://refrigerator-art.tumblr.com
Respira hondo, Piper. Respira Hondo. Aquí inicia tu vía crucis.

Quizás este subtitulo suene un poco despectivo y simple, pero representa el poco esfuerzo creativo de Rowling para con ellos.

Dean Thomas

Aunque Rowling manifestó que en los primeros libros de la versión americana el personaje es descrito como «Un chico negro, incluso más alto que Ron» (no sé si llorar o reír ante esta justificación tan cutre), la verdad es que en los nuevos libros no hay ningún detalle, más allá de que es hincha del equipo de fútbol inglés West Ham United.

Algunos expertos potterianos aseguran que la afición por este equipo de fútbol es un guiño al color de piel de Dean, ya que el West Ham se encuentra en un área de Londres con una alta población negra.

Déjame decir que es una de las explicaciones más absurdas que he oído y no creo que Rowling hubiese pensado en eso, pues fuera de Inglaterra muy pocas personas sabrán que existe un lugar llamado West Ham; que hay muchos negros y que absolutamente todos son hinchas del equipo local. Me pregunto de qué color de piel son los hinchas del Atlético Tucumí de Bolivia.

Dejando la ambigüedad atrás, de Dean Thomas solo sabemos que es negro y que es más alto que Ron Weasley. ¿Alguna característica propia? Ninguna. La autora despoja a Dean de su individualidad y lo condiciona a las características físicas de Ron.

Angelina Johnson

«Era una chica negra, alta». Sí, otro personaje negro y alto. Creo que es la única mujer negra del reparto y ni con ella un poquito de esfuerzo. Es en realidad decepcionante esta escasa capacidad descriptiva en los personajes negros. La ausencia de otros rasgos limita al personaje a ser solo un negro más.

Lee Jordan

La sublime descripción de este personaje la vemos en Harry Potter y la Piedra filosofal. Dice así: «Un muchacho de pelos tiesos». ¿Qué carajos son pelos tiesos? Pues es la traducción al español de las rastas. Y sí, esta es la única descripción que encontré.

Vamos. ¿Poseer extraños pelos tiesos o rastas te convierte en negro de forma automática? Carajo. Cuántos amigos negros he tenido sin darme por enterado. Solo faltó que Lee Jordan estuviera fumando marihuana y se vistiera con los colores de la bandera de Etiopia para ser más estereotipo. Te quedaste corta con este personaje, Rowling. Bueno, con todos los negros. Aunque si lo pensamos mejor, desde el punto de vista literario, no de las películas, Lee Jordan no es negro, solo es un chico rastafari que de buenas a primeras toma el control de la narración en los partidos de quiddich.

Blaise Zabini

El nombre de este chico y su falta de caracterización causó estragos entre los seguidores de la versión inglesa, ya que la ambigüedad de los adjetivos del idioma inglés hizo imposible distinguir si era hombre o mujer. Tampoco había detalles de su color de piel, por lo que en su primera aparición en La Piedra Filosofal debió ser catalogado como «blanco por defecto». Digamos, para beneficio de la escritora, que quedó a la imaginación de cada quien.

No fue sino hasta el sexto libro, El Príncipe Mestizo (Sí, el sexto libro), que se describe como «un chico negro, alto, con pómulos altos y grandes ojos caídos».

En cuanto a Zabini, no deja de llamar la atención como un personaje de tan escasa relevancia en el libro logra una, llamémoslo, mejor caracterización que los otros tres (Dean, Angelina y Lee) que, aunque no son principales, aparecen con frecuencia. Aunque no deja de ser el negro de turno, debo aplaudirle a Rowling que por primera vez le otorgara facciones a un personaje no blanco. Por lo menos Zabibi posee pómulos y ojos. Ah, y es alto.

Kingsley Shacklebolt

Adivinen qué descripción usó Rowling en este personaje. ¿Adivinaste? «Mago alto y negro». La escritora tenía un fetiche o una obsesión con la altura de los negros, porque, según parece, son más altos que el promedio de personajes blancos. ¿O los demás son demasiado pequeños? ¿Hagrid tendrá sangre de negro? Es desconcertante, en verdad.

¿Y por qué lleva aro en la oreja? ¿Qué le aporta a la caracterización del personaje más allá de estereotiparlo? Creo que es el único hombre con aro. Ni siquiera el extraño padre de Luna Lovengood lleva uno.

He leído en algunas páginas que Rowling exalta a la población negra permitiendo que Kingsley ocupe un papel relevante en la historia, pero si analizamos la relevancia e importancia del personaje, estamos frente a otro caso de simbolismo. El personaje respira autoridad y respeto, pero no pasa de allí.

He aquí un ejemplo extraído del libro Harry Potter y la Orden del Fénix. Es la llamada Batalla del Departamento de Misterios.

«Pero entonces, de repente, en la parte más elevada de la sala se abrieron dos puertas y cinco personas entraron corriendo en la sala: Sirius, Lupin, Moody, Tonks y Kingsley».

Los cinco hacían parte de la Orden del Fénix y cada uno, a excepción de Kingsley, fueron relevantes en la saga: Sirius poseía su propio tomo, un rico trasfondo, fue vital para la trama y era padrino de Potter; Lupin también poseía trasfondo, fue vital para la trama, era un hombre lobo, se casó y tuvo un hijo; Moody era bastante completo, esencial para la trama y hasta fue docente de la escuela; Tonks se casó con Lupin y tuvo un hijo; y Kingsley… todo el mundo dice que es uno de los mejores aurores. Ah, y al final alguien menciona que lo nombran Ministro de magia. ¿Algo más del mejor de los mejores? Nada… una que otra aparición. Y eso que era el mejor de los mejores.

¿Qué podemos aprender de la descripción de los personajes negros?


Uno de estos negros altos no es como los otroooossss... 
1. Negro por defecto: algunos escritores condensan la descripción física de los personajes en el color de su piel. Es decir, se ahorran un mundo de palabras al mencionar que su personaje es negro.

¿Importa si su nariz es plana o respingada? ¿Si sus hombros son caídos o las cejas pobladas? No, viejo, es negro y eso basta. ¿Se tienen en cuenta las diferencias entre hombres y mujeres? ¡Qué va! ¡Son negros! Piper, no te pongas pesado. ¿A quién le importa que estos personajes queden relegados a su color de piel?

Querido escritor, el «negro por defecto» no es nada positivo si en los demás personajes te esmeras con las descripciones físicas. Y por más que argumentes diciendo que no te detienes en esos detalles, que la raza no te afecta, que no ves colores, que todos tus personajes son importantes y que lo dejas todo a la imaginación de los lectores, no. No y no.

El color de piel jamás puede englobar ni reemplazar las demás características y esto es un error muy común en la mayoría de los escritores, entre los que me incluyo, aunque ya estoy en el proceso de mejoramiento.

Además, decir que un personaje es negro no es describirlo físicamente. Es una categorización racial impuesta, de lo contrario tendrías que incluir en la descripción de Harry y de todos los demás la palabra «blanco» para igualar las cosas.

Mi consejo: describe al personaje. No lo encasilles. No pueden quedar como los negros de tu historia. Usa los tonos y los matices. Sé creativo. Quizás esta entrada sobre la descripción del color de piel pueda ayudarte.

Ejercicio: Lee estas dos frases. Ambas son correctas, pero deseo que me digas en cuál estoy verdaderamente describiendo al personaje:

«Un hombre negro descendió del bus. Fumaba un tabaco y sonreía».

«Un hombre de piel color marrón/negra descendió del bus. Fumaba un tabaco y sonreía».

Para terminar, aunque muchos aseguren que la escritora no tiene en cuenta la raza de los personajes, el solo hecho de llamar a un personaje «negro» es una aceptación implícita de las categorías raciales.

2. Todos los negros son iguales fisicamente: pues eso, no tienes que matarte buscando palabras que describan a este tipo de personajes. Rowling nos enseña que la mayoría de los negros somos altos, llevamos rastas, somos calvos y tenemos hombros anchos. 

Si quieres, puedes mencionar la buena contextura física, las manos grandes, la nariz chata y los labios gruesos. También habla de lo bueno que somos en la cama, en el rap y en general, los desgraciados estereotipos de los negros.

Piénsalo. Todos los seres humanos, sin importar que compartan etnias o linajes, poseen rasgos que los diferencian y los hacen únicos, y nosotros los negros no somos la excepción. No hagas como Rowling, que supuso que todos medimos dos metros.

3. Uso de guiños raciales: lo he llamado así para referirme al uso erróneo de aspectos propios de un grupo étnico o racial al momento de describir a los personajes, como lo hizo Rowling con las rastas de Jordan, y pareciera haberlo hecho con el equipo de fútbol de Dean Thomas.

Me parece perfecto el uso de pistas si son conocidas por TODOS los lectores. Como cuando incluyes un pie de página, hay un apéndice que las explique o tu público objeto es bastante limitado (si no quieres decir que el personaje es de un pueblito cercano al tuyo y te limitas a describirlo con un poncho amarillo porque es el que usan esos paisanos, sin importarte que nadie en el mundo sepa que existe ese pueblito cercano al tuyo).

Aunque no estoy en contra del uso de los guiños, creo que es demasiado arriesgado porque puedes llegar a categorizar y estigmatizar a un grupo por sus características físicas o sociales, tal como sucede al asumir que solo los negros usan rastas y que Dean es negro por su afición futbolística (repito que este último es una suposición de los potterianos ante la falta de descripción física del personaje en los libros). El uso de guiños ambiguos o inadecuados también puedes confundir al lector.

Lee Jordan pudo haber sido descrito como un chico de piel negra con pelos tiesos y no habría afectado para nada la narración ni el estilo del escritor.

4. El líder negro y calvo: mi querido escritor, si llevas siguiendo Antro Narrativo ya sabrás en qué consiste el personaje simbólico. En ubicar a un personaje perteneciente a una minoría solo por demostrar una supuesta diversidad. No estoy hablando de los estudiantes negros, ya que bien son personajes secundarios. Se trata del personaje Kingsley Shacklebolt.

Como mencioné párrafos atrás, este personaje es supuestamente importante, muy respetado y lo último en liderazgo, pero si te sientas a leer a Harry Potter, no es más que un viejo estereotipo y una vieja rama del personaje simbólico denominado el líder negro y calvo.

¿En cuántas series de televisión y películas los has visto? Casi siempre es el jefe de policía o alguien de poder. Hasta ahí nada malo, ¿verdad? Pero si lo analizas con atención, este personaje negro y calvo no evoluciona ni se desarrolla más allá de lo que digan los que lo rodean. No tiene historia de fondo más allá del su aparente autoridad. No caigas en ese juego. Es como si estuvieras trabajando con el Principio Pitufina pero en vez de mujer un hombre negro el cual parece importante pero no lo es.

Consejo: si quieres demostrar diversidad e inclusión, no seas como el jefe de una empresa, que le da un trabajo medio importante a un empleado negro para que los demás empleados negros no peleen por igualdad. Me imagino al jefe renegando porque continúan en la lucha por igualdad: «pero qué pelean, desagradecidos. ¿No le di un buen puesto a Mongo Mongo? Qué más quieren». Lo que ese jefe no imagina y ni le importa, es que el supuesto ascenso de Mongo Mongo no beneficia a la mayoría y, con seguridad, ni al propio Mongo.

Mi querido escritor, es preferible que todos tus personajes sean blancos a que incluyas a un personaje simbólico, independiente de qué tipo.


Los personajes descritos no descritos

Pues sí, son un número reducido de personajes que pertenecen a minorías pero que no son descritos como tal en ninguno de los libros. ¿Cómo así, Piper? ¿Entonces cómo diantres sabes que pertenecen a minorías?

Elemental, mi querido Watson. La escritora lo dijo en alguna entrevista.

¿Cómo? Sí, no lo escribió por ningún lado sino que lo fue soltando a medida que le preguntaban los usuarios por Twitter o en conversaciones. ¿Esto vale como parte del libro? No lo sé, pero que hay personajes descritos no descritos, los hay.

La libertad religiosa

Según Rowling, «de cierta manera», todas las religiones y creencias están representadas en la saga.


¿De cierta manera? ¿Qué carajo significa eso? La escritora está diciendo que hay Católicos, Mormones, Evangélicos y hasta Testigos de Jehová en los libros sin que nos diéramos cuenta de ello. Sinceramente, no comprendo la utilidad de este tipo de confesiones cuando el libro dio fin. Si en verdad existían personajes que profesen alguna religión, debería estar expuestos en la historia. ¿No creen?

Lo que me llama la atención es que en esta interesante conversación por Twitter asegura que el personaje llamado Anthony Goldstein es judío. Anthony Goldstein… Anthony Goldstein… ¿No es ese…? No, ese no es. Si alguno me dice quién era sin buscar por Google me quito el sombrero.

Estarás diciendo que un personaje no debe ir por la calle gritando a los cuatro vientos su religión o su fe y tienes razón, pero entonces de qué sirve que lo diga años luz a una sola persona con la que está hablando por Twitter. Ni siquiera fue en un blog o en su página propia.

La libertad sexual

De nuevo otra sorpresa que aparece cuando el libro se ha cerrado.

Aunque no es nada nuevo, la noticia de que Dumbledore era gay en los libros conmocionó al mundo literario y a sus seguidores. Algunos apoyaron y la felicitaron, otros se opusieron a tal confesión. Si es o no, no es el asunto. El punto al que voy es por qué la confesión. ¿Qué gana la escritora diciéndolo en una conferencia tiempo después?

Como en el punto anterior, pienso que el personaje no tiene por qué estar contándole al mundo su vida íntima ni dando explicaciones sobre su orientación sexual. Mucho menos ser definido por su orientación sexual pero, desde mi punto de vista (sí, el mío, que bien puede estar erróneo), si lo que busca Rowling con este tipo de intervenciones es demostrar representación positiva hacia estos grupos minoritarios en los libros, debería encontrar la manera de hacerlo… ¡Pero en los libros!

¿Por qué esta oleada de revelaciones? ¿Miedo al rechazo en su momento? ¿No quería crear controversia al ser un libro supuestamente infantil?

No voy a hablar demasiado de este tema, pues no es mi fuerte y mi amigo Rafael de la Rosa nos lo explica muy bien en sus entradas: Empatizar con personajes LGTB: ¿tenemos un problema?,  Personajes LGTB: ¿son necesarios?

¿Qué podemos aprender de los personajes no descritos?

Mercadeo: me estoy arriesgando más de la cuenta con este consejo, pero apuesto los millones que no he ganado como escritor a que esto no es más que una estrategia para continuar exprimiendo los libros.

No estoy en contra de que haya personajes LGTB, cristianos o budistas en los libros. De lo que me quejo es que se esté usando esta información, no descrita en los libros, para atraer a los seguidores pertenecientes a estos grupos. Claro, muchos ahora se sienten representados en los libros… pero por boca de la escritora, no porque en verdad hubiese deseado visibilización hacia ellos cuando los escribió.

Aunque ahora que lo analizo con cabeza fría, me parece una estrategia tan efectiva como malévola. Es como si Gabriel García Márquez confesara que uno de sus personajes blancos de Cien años de soledad tiene sangre de negro, que sus antepasados eran negros y que el personaje es orgulloso de sus raíces. ¿Ves la lógica de mi suposición?

Consejo: con la información no se juega. Asumiste ser escritor para plasmar con tu pluma lo que querías dar a conocer al mundo. No eres comunicador ni chismoso para estar afirmando sobre temas de los que jamás escribiste. Eres lo que eres por escribir. No puedes hacer eso. Es simplemente perverso.

Lo único que puedo preguntarme es… ¿Qué otra sorpresa nos guarda Rowling? Si alguien desea saber si un personaje de los libros jugaba videojuegos que se lo pregunte en alguna conferencia o en las redes sociales… Al fin y al cabo, el listado de personajes a explotar es largo y Rowling puede sacarle todo el provecho que desee.

Para terminar, Rowling es una gran escritora, que ha sabido salir adelante a pesar de los problemas y un baúl de aprendizaje, por lo que no me cansaré de estudiarla y analizar sus escritos. 

Solo espero que estas dos entradas ayuden a hacer de ustedes mejores escritores. Que comprendan la importancia de la descripción adecuada y de la responsabilidad que tenemos como escritores.

No quiero obligarlos a nada, pues cada persona es libre de escribir como y lo que se le de la gana, pues es su libro, pero debemos mejorar no solo en la ortografía, la gramática o la técnica, también en el mensaje invisible que envían nuestras letras.

No me cansaré de decir que escribimos según nuestras experiencias, relaciones y como hemos sido educados. 

Si tienen alguna duda, aclaración o no están de acuerdo con mi mensaje, escríbeme. Soy muy tranquilo y respeto los puntos de vista así no estemos de acuerdo.

¿Qué piensas de la forma como Rowling describe minorías? ¿Se puede aprender algo de todo esto?

9 comentarios:

  1. Coincido totalmente con todo <3 Me guardo la entrada para volver a leerla en casa, con más tiempo, y dejar un comentario decente, pero BRAVO! tenés una nueva seguidora :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Belén. Espero que cuando la leas con tranquilidad sigas pensando lo mismo. Besitos. Y el comentario, siempre bienvenido

      Eliminar
  2. Hola Piper, me ha gustado mucho también esta segunda entrada. Yo me hago una pregunta sobre el tema de los estereotipos, no solo con el tema de no blancos, también personajes LGTB, machismo... Hoy en día hay tanto debate (necesario, bajo mi punto de vista), que parece que si metes un personaje "estereotipado" estás haciendo mal, a pesar de que es algo que se puede dar. No sé si me explico: una lesbiana con aspecto masculino, un homosexual con pluma, un negro con rastas, una mujer que quiere ser ama de casa... Existen personas así, pero parece que si lo utilizas para un personaje estás faltando al respeto, o pecando de algo, o perjudicando alguna lucha social.
    Es algo que me ronda cada vez que leo artículos de este tipo, y me gustaría saber qué piensas sobre ello.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luna. Es un placer que hayas pasado por aquí. En cuanto a lo que me comentas, algunos tienen un concepto errado de lo que son verdaderos estereotipos y por eso se molestan, como dices.

      Me explico. Describir o introducir a un personaje como ama de casa no es malo, el problema es definirlo en ese rol. Por ejemplo, la señora en delantal, tacón alto, vestido, delantal y perlas, que pasa la aspiradora por la sala de su casa las veinticuatro horas del día... eso sí es un estereotipo. Agrégale un sumisión exclusiva, feliz, complaciente y voluntaria hacia su esposo y obtienes un personaje unidimensional. Todo un estereotipo que perpetúa la idea en la sociedad de que así debe ser (si los hombres vemos esta imagen podemos llegar al punto de exigirle a nuestras esposas ocupar este papel)

      El estereotipo exagera estas características. Pasaría lo mismo con el negro que usa rastas. No hay ningún problema con que un ser humano decida llevar su cabello de alguna forma. La situación se empeora alrededor de todas las creencias que lo rodean y que, la mayoría de las veces, el escritor exagera: con seguridad fumará marihuana, escuchará reggae y es un fresco.

      Ese el es efecto negativo de los estereotipos. Espero haberme hecho entender. Los personajes pueden ser como quieras. El daño es exagerar y generalizar a ese grupo específico.

      Podría extenderme pero esto daría para una entrada.

      Cuídate mucho

      Eliminar
  3. Gracias Piper, creo que lo entiendo. Si da para una entrada, podrías escribirla ;). A mí desde luego que me interesaría mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Saludos nuevamente. Excelente segunda parte, especialmente lo que comentas respecto a los "personajes descritos no descritos", algo que supongo utilizará especialmente el escritor de "best seller" para nunca dejar fuera de la mira sus libros, no es mala táctica pero interfiere con eso que señalas y que siempre han destacado en los cursos de escritura que he tomado: no engañar al lector.
    Esto lo considero especialmente importante, el sacar una información o algún detalle como As debajo de la manga para justificar algo que no está en todo el resto del texto me parece una falta de respeto al lector. Así que nuevamente bravo por señalarnos algo tan significativo (la responsabilidad como mencionas) al momento de crear y describir a nuestros personajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Justo estuve conversando con algunos tuiteros y muchos dicen que no debemos soltarlo todo de golpe; es decir, algo de información queda en nuestras manos, pero si esto lleva a, como bien afirmas, engañar al lector, mejor dejarlo todo en los escritos. Ansío leer algo tuyo. Envíame un relato al correo, por favor. Soy bien crítico. Besos

      Eliminar
  5. Pienso que muchos escritores, cuando crean una saga o una trilogia o un libro, que ha triunfado mucho intentan alargarlo demasiado. El dinero corrompe a la gente, pero en mi opinión es triste y muestra mucho del escritor dejarse llevar por el dinero. No niego que Rowling sea una buena escritora, para mí no es tan buena para el éxito que tiene, pero está claro que sabe lo que hace si a tanta gente en el mundo le ha llegado a gustar sus libros. Como iba diciendo en mi opinión es algo triste que el escritor quiera explotar tanto su libro, me parece que con eso no respeta a sus libros, a sus personajes, y a sus lectores. Como has dicho, Rowling nos dice que x personaje es cristiano, pero no lo muestra. Es una buena forma de lograr que la gente pague por leer los libros. También me parece algo ofensivo decir que x personaje es gay, es catalogar a alguien como gay, solo es gay, solo le gustan los chicos, y en vez de mostrar eso, lo dices. No sé, creo que en este punto tienes mucha razón. A veces es mejor callar y no decir nada, porque, para mí, quizá me estoy arriesgando demasiado, decir algo que no se muestra en los libros solo es para ganar más dinero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi querida Ana, somos dos desconfiados cuando decimos que Rowling usa esta estrategia para ganar adeptos en sus libros. Quizás estamos equivocados (ojalá), pero de lo contrario es una jugada muy baja. Vuelvo y aclaro, no estamos criticando los libros ni la calidad literaria de la autora, solo este modelo de mercadeo.

      Muchas gracias de nuevo.

      Cuídate mucho

      Eliminar

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Web Statistics